Educación Superior, Ciencia y Tecnología en la nueva constitución

Alfonso Espinosa Ramón, Rector de la Escuela Politécnica Nacional. 9 de septiembre de 2008

El análisis de la propuesta de nueva Constitución para nuestro país debe hacerse sobre la base de los principios que la universidad ecuatoriana ha considerado tradicionalmente que son fundamentales para su desarrollo. Estos son: autonomía, cogobierno, libertad de cátedra y de investigación.

El proyecto ratifica estos principios y los amplía en función del avance de las últimas décadas, así:

• El Art. 351 indica que el sistema de educación superior “se regirá por los principios de autonomía responsable, cogobierno, igualdad de oportunidades, calidad pertinencia, integralidad, autodeterminación para la producción del pensamiento y conocimiento, en el marco del diálogo de saberes, pensamiento universal y producción científica tecnológica global”
• El Art. 355 señala que “El Estado reconocerá a las universidades y escuelas politécnicas autonomía académica, administrativa, financiera y orgánica, acorde con los objetivos del régimen de desarrollo y los principios establecidos en la Constitución.”

Se reconoce a las universidades y escuelas politécnicas el derecho a la autonomía, ejercida y comprendida de manera solidaria y responsable. Dicha autonomía garantiza el ejercicio de la libertad académica y el derecho a la búsqueda de la verdad, sin restricciones; el gobierno y gestión de sí mismas, en concordancia con los principios de alternancia , transparencia y los derechos políticos; y la producción de ciencia, tecnología, cultura y arte”…
“La Función Ejecutiva no podrá privar de sus rentas o asignaciones presupuestarias, o retardar las transferencias a ninguna institución del sistema, ni clausurarlas o reorganizarlas de forma total o parcial”
• El Art. 29 establece que “El Estado garantizará la libertad de enseñanza, la libertad de cátedra en la educación superior, y el derecho de las personas de aprender en su propia lengua y ámbito cultural”

• El Art. 387 dice que “Será responsabilidad del Estado…4. Garantizar la libertad de creación e investigación en el marco del respeto a la ética, la naturaleza, el ambiente, y el rescate de los conocimientos ancestrales”

Un problema permanente para las instituciones de educación superior ha sido el no contar con recursos suficientes para cumplir con sus funciones. La propuesta de nueva Constitución coloca a nivel constitucional el establecimiento de rentas permanentes, ya que en su Art. 298 expresa: “Se establecerán preasignaciones presupuestarias destinadas a los gobiernos autónomos descentralizados, al sector salud, al sector educación, a la educación superior; y a la investigación, ciencia, tecnología e innovación en los términos previstos por la ley. Las transferencias correspondientes a preasignaciones serán predecibles y automáticas. Se prohíbe crear otras preasignaciones presupuestarias”

El Art. 356 dispone: “La educación superior será gratuita hasta el tercer nivel.
El ingreso a las instituciones públicas de educación superior se regulará a través de un sistema de nivelación y admisión, definido en la ley. La gratuidad se vinculará a la responsabilidad académica de las estudiantes y los estudiantes”

Para el caso de las universidades cofinanciadas, se mantiene la posibilidad de recibir aportes del Estado, pero cumpliendo determinados requisitos. Así, la Disposición Transitoria Decimoctava indica: “Solamente, previa evaluación, las universidades particulares que a la entrada de la vigencia de esta Constitución reciban asignaciones y rentas del Estado, de acuerdo con la ley, podrán continuar percibiéndolas en el futuro. Estas entidades deberán rendir cuentas de los fondos públicos recibidos y destinarán los recursos entregados por el Estado a la concesión de becas a estudiantes de escasos recursos económicos desde el inicio de la carrera”

Con el objetivo de mejorar la calidad de la educación superior, la Disposición Transitoria Vigésima dispone que: “En el plazo de cinco años a partir de la entrada de la vigencia de esta Constitución, todas las instituciones de educación superior, así como sus carreras, programas y postgrados deberán ser evaluados y acreditados conforme a la ley. En caso de no superar la evaluación y acreditación, quedarán fuera del sistema de educación superior”

El lo relacionado con ciencia y tecnología, la propuesta de nueva Constitución por primera vez establece en forma clara la finalidad y responsabilidades del Estado con el sistema nacional de ciencia, tecnología, innovación y saberes ancestrales.

Como finalidad del sistema se establece en el Art. 385: “El sistema nacional de ciencia, tecnología, innovación y saberes ancestrales, en el marco del respeto al ambiente, la naturaleza, la vida las culturas y la soberanía tendrá como finalidad:
1. Generar, adaptar y difundir conocimientos científicos y tecnológicos.
2. Recuperar, fortalecer y potenciar los saberes ancestrales.
3. Desarrollar tecnologías e innovaciones que impulsen la producción nacional, eleven la eficiencia y productividad, mejoren la calidad de vida y contribuyan a la realización del buen vivir”

Se garantiza la participación de los involucrados en el establecimiento de políticas y objetivos, ya que el Art. 386 señala: “El Estado, a través del organismo competente, coordinará el sistema, establecerá los objetivos y políticas, de conformidad con el Plan Nacional de Desarrollo, con la participación de los actores que lo conforman”.

El Art. 387 manifiesta que “Será responsabilidad del Estado: …5. Reconocer la condición de investigador de acuerdo a la ley”

A más del establecimiento de preasignaciones presupuestarias destinadas a la ciencia, tecnología e innovación, El Art. 388 ordena que “El Estado destinará los recursos necesarios para la investigación científica, el desarrollo tecnológico, la innovación, la formación científica, la recuperación y desarrollo de saberes ancestrales y la difusión del conocimiento. Un porcentaje de estos recursos se destinará a financiar proyectos mediante fondos concursables. Las organizaciones que reciban fondos públicos estarán sujetas a la rendición de cuentas y al control estatal respectivo”

El que la propuesta de nueva Constitución haya recogido estos avances es consecuencia del amplio diálogo que la Asamblea Constituyente propició, para lo cual se realizaron múltiples reuniones en las que se discutieron diferentes sugerencias y alternativas de redacción, en un marco de tolerancia y respeto hacia las diferentes opiniones. Nunca como ahora la comunidad universitaria participó en la elaboración de un nuevo texto constitucional, ni sus planteamiento fueron mejor comprendidos.

This entry was posted in Regulación. Bookmark the permalink.

Comments are closed.